Páginas

martes, 26 de abril de 2016

Interpretación del final de "Luisa Fernanda", de Federico Moreno Torroba


 Ruth Conde, Alíne Brox y Laura Gil, alumnas de segundo curso de la E.S.O. de El Carmelo Teresiano, de Madrid,  recrean el final de la zarzuela que acabamos de ver en clase.
Espero disfruten ustedes como lo hago yo de estas soberbias y enérgicas actuaciones.









Emocionante trabajo con participación familiar, de Álvaro Iglesias Sánchez, de 2º ESO A del Beata Filipina.






Trabajo de Lydia Gutiérrez, Lucía Martínez, Lidia Jerez y Carolina Todorov.




Ahora un trabajo de Celia Llueca, Alba Rodríguez, Jeirany Heredia y Nerea Ramos:





Y de los chicos, que se han animado ya: Gonzalo Gómez, Pablo Maroto, Víctor Zafra y Miguel Ángel Pérez.







Trabajo de Verónica Viñuela, Julia Neagu y Aída Martínez:







Trabajo de Isabel Aguayo, Natalia Espinosa , Paola Chasiloa y Julia González:





Trabajo de Silvia Vidueira de 2ºA ESO , Raquel Muñoz , Álvaro Verdugo y Miriam Hernández de 2ºC ESO del Carmelo Teresiano.




Trabajo de Paula Pérez Morán, Adrián Serrano González, Andrea Segura Santos, Casandra Dragan y Andrea Carolina Ruiz Merino, del Colegio Beata Filipina de 2º ESO A.











Trabajo de Alba Oca como Javier, Alba Lafourcade como Vidal y Victoria Maystrenko como Luisa Fernanda.






Lucía Moya Domínguez, Julia González Velázquez y Carmen Gayo Ariza.







Trabajo de Sergio de La Cruz, Rubén Bullido, Daniel Campaña y Antonio Reviejo.






Trabajo de Juan Carlos Escobar, Juan Diego Pozo, Borja Bullido y Guillermo Camacho.








Trabajo de Valery Moncada, Elena Marinova y Francisco Benítez.

 



Trabajo de Alba Oca, Victoria Maystrenko, Beatriz Pulido y Alba Lauforcade.






Trabajo de Fernando Morenoy Albeto Díaz.




Trabajos sobre el segundo tema del primer movimiento de la sinfonía "Del Nuevo Mundo" de Antonin Dvořák

Los alumnos de segundo de la E.S.O. han puesto letra al segundo tema de la sinfonía para marcar el antecedente y el consecuente, ejercitándose en los ejercicios prosódicos al mismo tiempo.
Escuchemos.

Trabajo de Roberto Canales Font:




"¿Qué pasó al final con el ladrón?
Al final lo llevaron al portón."


Raquel Muñoz:





"Dime qué ves tú en ese lugar.
Una casa y muchas cosas más."


Gonzalo Gómez Carbajo:





 
"Canta Julia que tú no cantas mal
Venga tío que yo canto fatal."


 

 

Lydia Gutiérrez Muñoz:



 "¿Qué vas a comer, qué te gusta más?
A mí me da igual, todo bueno está."



Carolina Todorov:





"¡Qué rico que está el pure con sal
Aunque está mejor sin triturar"



Aída Martínez Calzado:








"¿Te comiste los macarrones ya?
No, no quiero más, déjame en paz."




María López Pascual:







"Dime adónde vas, qué vas a buscar. 

A tu prima ya, en algún lugar."




Alba Lafourcade Izquierdo:







"¿Quién me lo robó? ¿Fue usted, señor?
Yo no fui, fue otro ladrón."



Paola Chasiloa Simbaña:


 





"Hola, plátano, dime dónde estás
Hola, Álvaro, mira hacia atrás
Hola Álvaro, dime dónde estás
Hola, plátano, no te escondas más"





Álvaro Iglesias:





"Una lucha ya va a comenzar
De mi amada me separará
¿Cuándo parto hacia otro lugar?
No me digas que pronto será."



Natalia Espinosa Hoyos:





"Hola, Oliver. ¿qué vas a comprar?
Los regalos para navidad.
Hola, Oliver, ¿lo has comprado ya?
Venga, vamos que quiero jugar."


Irene Camacho:





Paula Pérez Morán:





"Suena, música, ¿vienes a bailar?
Buena idea, empezamos ya.
¡Qué cansado estoy de tanto bailar!
Pero hemos pasado un rato genial."



Lucía Moya Domínguez:






"Hola príncipe, hola, ¿dónde vas?
A caballo, a San Sebastián.
Voy viajando para enamorar
A la dama que esperando está."




Antonio Reviejo González:







"Hola, Álvaro, ¿qué vas a comprar?
Unas peras porque no tengo más."



Paula Franco:






"¿Dónde vas esta noche a la ciudad?
Me voy a la calle de Alcalá."


Carmen Gayo Ariza:






"Hola, pájaro, ¿qué vas a cantar?
Una cosa, muy original.
Hola pájaro, ¿qué vas a comer?
Una fresa de tequila y miel."



Lidia Jerez Pardo:






"Hola, tía, ¿tú qué tal estás?
Bien, sobrina, no me encuentro mal."


Miriam Hernández Tamborino:




"¿Cómo sabes tanto sobre el amor
Si no te rompieron el corazón."

Manuel Gualix Sánchez:






 "Desde casa vi una catedral.
 De la Virgen es su buen hogar."



Julia González:








Adrián Serrano:








¿Cómo fue al final Ramón al tren?
Yo no sé si al fin se fue en él.


Arturo Krzetowski:





"Hola, ¿cómo estás, has comido ya?
Huy, perdóname, pero no te oí."



Isabel Aguayo Amor:




"Porfa sábado, porfa llega ya.
Que quiero dormir en mi cama ya.
El domingo pues pronto va a llegar,
Y así el lunes pues ya le seguirá."



martes, 19 de enero de 2016

"Carmen", de Georges Bizet



Luego de ver "Carmen" en clase de segundo de la E.S.O., discutimos acerca de la reacción de José y del cruento desenlace de la obra.
Nos planteamos cómo podía haberse resuelto sin tanta violencia, cómo podríamos aconsejar a José para evitar cualquier muerte.
Fue un ejercicio de búsqueda, introspección en nuestros propios recursos emocionales.

He aquí algunas de las propuestas de los alumnos.


Propone Lucía Moya Domínguez:

"Yo le aconsejaría que la intentase ridiculizar con su actual novio ¨el torero ¨ de manera que viera o mejor que sintiera el daño que ella ha causado a los demás y en especial a José.  A su vez le diría que se marchase lejos de ella y que la olvidara poco a poco para formar una nueva vida, pues no vale la pena luchar por gente de ese tipo."



Manuel Gualix Sánchez:

"Todo empieza con que Carmen y Escamillo se queden juntos, pero ella sentirá remordimientos y al final decidirá hablar con Escamillo y José para pedirles disculpas por haber jugado de esa manera con los sentimientos de ambos. A partir de aquí, el conflicto se divide en dos planteamientos:
1-. Carmen reivindica su derecho a elegir su destino y los dos hombres aceptan su voluntad, porque piensan que el amor verdadero debe ser libre y debes dejar que la persona amada sea libre.
2-. Carmen reivindica su derecho y, tanto José como Escamillo, hartos de que haya jugado con ellos así, la abandonan, y al final Carmen se queda viviendo sola, aceptando la decisión de ellos y respetándola."




Alba Rodríguez:



"José me llamó diciéndome que se iba a deshacer de Carmen, por no irse con él, por haber elegido a Escamillo antes que a él, y que le había confesado que nunca lo amó.   
Yo sabía que le había hecho perder todo lo que tenía y había sufrido mucho por él pero me parecía que si la mataba aparte de tener más problemas con la policía, se arrepentiría y sería mejor para él que no lo hiciera asi que le dije: 
– José tranquilo, escucha, sé que Carmen te ha hecho mucho daño y no se merece nada, pero si lo haces, tendrás más problemas con la policía, y bastantes tienes ya, y también si dices amarla tanto como hablas, te arrepentirás de haberlo hecho. 


– Me ha hecho mucho de sufrir y por ella he perdido todo lo que tenía, me prometió serme fiel y ahora me abandona y niega haberme amado.

– Lo sé, pero ten cabeza, piensa lo que vas a hacer, serán todo problemas, porque la policía te encerrará en prisión, te quedarás solo, y sé que no es lo que quieres, en vez de eso podrías olvidarte de ella, buscar a otra que te merezca y que te ame, que no te meta en problemas y que te sea fiel.  


Carmen no merece nada de ti, piensa que todavía eres joven, tienes demasiada vida por delante para pasarla entre rejas, por favor no hagas nada de lo que luego te arrepientas, porque estoy convencida de que si lo haces te arrepentirás. 

Hazme caso. La experiencia te ha hecho más fuerte. Sabemos que Carmen se merece nada y menos, sé más listo que ella y olvídate de esa chica que solo manipula a la gente cuando se le antoja, de verdad se que podrás.

– ¿Sabes? Puede que tengas razón, no se merece nada pero si lo hago estaré peor de lo que ahora estoy. Muchas gracias de verdad, no se en qué pensaba, hasta luego.

– De nada, adiós y me alegro de que hayas entrado en razón."
 


 


  Raquel Muñoz Herranz:


"José se presentó en mi casa justo antes de dirigirse a la plaza de toros. Una vez los dos
reunidos, me explico el por qué de su llegada:
-Por favor, ayúdame, ya no se que hacer con Carmen. ¡Estoy tan furioso que podría llegar a hacer algo indebido!
-José, Carmen no es tipo de mujer a la que la das una flor bonita y ya la tienes a sus pies, Carmen busca desafíos. Ella nunca encontrará a alguien a quien ame de verdad y por mucho que ella diga que te ama nunca será verdad. Lo mejor que podrías hacer es intentar mostrarte desafiante y orgulloso, estar a su altura, pero nunca caer mas bajo. No hagas ninguna tontería, lo único que conseguirás con eso será dañarte a ti mismo más.
José no parecía muy convencido, él seguía muy enamorado de ella y la quería mucho, pero no podía seguir sufriendo por ella.
--José, en serio, date cuenta de lo que te esta haciendo. Tú no eras así José. Te volviste un criminal por su culpa, hasta perdiste tu trabajo. Todo lo relacionado con ella no te hace bien José, debes de entenderlo y olvidarla. José, recuerda que siempre tendrás a tus amigos y familiares, no lo malgastes todo por culpa de Carmen. Hay cosas que se pueden recuperar, pero hay otras que no, José, no pierdas algo que luego no puedas recuperar. Sé que no quieres esto más José, no te dejes llevar por sus juegos, solo conseguirás algo nada bueno.
José pareció hacerme caso y tras un momento de silencio, se decidió a hablar.
-Gracias, enserio, no sé qué habría hecho si no te hubiera pedido ayuda, creo que ya entiendo lo que tengo que hacer.
 José se despidió con la cabeza y salió de mi casa para dirigirse a la plaza. Una vez estuvo allí espero hasta que Carmen apareció en una carroza junto al Torero. Cuando vio a Carmen alejarse se acercó a ella y la indicó que se alejaran de la multitud un momento. José se veía decidido respecto a lo que iría a decirle a Carmen y no dudó con sus palabras cuando se dirigió a ella.
-Carmen, esto ha ido lo suficientemente lejos. Quiero que sepas que yo te amo como nunca he amado otra mujer, pero tú no correspondes a mis sentimientos y pareces tomarlo como un juego. Si esto continúa yo creo que no haría nada bueno, aparte de herirme a mi mismo. Así que te pido que si de verdad me amas como tú dices, volvamos. Si no, prefiero que me olvides y yo haré lo mismo.
Carmen recapacitó las palabras de José y decidió lo mejor para ambos.
-Entonces, hasta nunca José- dijo volviendo por el camino hasta la puerta de la plaza y despidió a José con la mano una última vez antes de adentrarse en la plaza.
José estaba herido por la respuesta de Carmen, pero pensó que así todo sería mejor y
que así ambos podrían encontrar por su propia cuenta el verdadero amor."




 Daniel Fernández Fernández:


"José se preparaba para ir a la plaza pero antes decidió pedirle consejo sobre Carmen a su amigo:
José: Odio a Carmen, pero la amo al mismo tiempo... es como si tuviera dos personalidades.
Amigo: Deberías dejar de intentar volver a conquistarla, sabes que está con otro.
José: ¡No! no dejaré que se vaya con ese torero cursi, si yo no puedo amarla, ¡nadie lo hará!

Amigo: No estarás pensando en…
José: ¡Sí! Pienso matarla, después de todo lo que me ha hecho pasar… ¡me ha arruinado la vida!
Amigo: Debes pensarlo con alma, si la matas arruinarás tu vida del todo, pues pasarás lo que te queda en la cárcel.
José: Pero, pero… la amo, o la odio… ¡no sé qué hacer maldita sea!
Amigo: Reflexiona, respeta su libertad, tú encontrarás a otra mujer que te haga sentir igual que Carmen, que verdaderamente te haga feliz…
José: Está bien…, puede que tengas razón, pero haga lo que haga,  siempre me quedará su herida en el corazón."



Manuel Rafael León Ruiz:


¨Carmen estaba enamorada de José pero este era muy celoso y cansada lo abandonó. Más tarde, Carmen se enamora nuevamente de un torero y en la corrida de toros a la que van juntos, José tratará de conquistarla pidiéndole que se olvide del torero. Si nadie lo remedia, D. José matará a Carmen si no se va con él.
Yo, amigo de José y conocedor de sus intenciones trataré de quitarle esas ideas de la cabeza.

Acudí a la Plaza de Toros y le dije lo siguiente.:
-“José, amigo, te conozco y sé lo que has venido a hacer aquí. He visto a Carmen recientemente y debes saber que está muy enamorada del torero. Ella es libre, por lo que si te dice que no quiere volver contigo debes dejarla marchar.  Seguro que tú quieres su felicidad por encima de todo…. aunque no sea al lado tuyo. Si le haces daño, nunca te lo perdonarás, y te podrían condenar a muerte. Soy tu amigo, y no quiero que te pase nada”.¨



Carolina Todorov:

"Antes de que José fuera a la plaza para ver a Carmen quedó con un amigo.
­José: no puedo más, ya no aguanto. Todo lo que hago y no lo valora, me he arrastrado como un gusano por ella y no se da cuenta de que la amo y quiero estar con ella. Pero a pesar de todo sigue
con él, con ese torero.

Si no es mía no será de nadie, la amo y no consigo olvidarme. Me ha estado engañando, comiendo
el coco y yo mientras enamorándome como un tonto. Estoy loco por ella y por la forma en la que canta y baila.

­Amigo: José no digas tonterías, si no te valora échate a un lado y sigue con tu vida. Se que no será
fácil, amar sin ser amado es lo peor que hay.

Te ha utilizado, y si, se merece lo peor, pero que muera no será la solución. Si de verdad es
honesta, y de verdad sintió algo por ti en algún momento, volverá y podrás tener el placer de darla
puerta.
Es una arpía. Lo mejor que puedes hacer es alejarte de ella, haz como si no existiera y búscate a otra chica. Un clavo no siempre saca otro clavo pero has de intentarlo.
Después de esta reflexión con su amigo José, fue a la plaza para despedirse de Carmen."




Iván Montesinos Vázquez:

"José  yo  te  recomiendo  que  no  mates  a  Carmen, piensa  en  las consecuencias  que  te  va  a  traer  eso, si  la  matas  acabaras  en  la  cárcel  y  no  merece  la  pena  José, ahora  piensa  en  las  oportunidades  que  tendrás  para  rehacer  tu  vida  otra  vez, eres  joven  y  tienes  muchas  oportunidades  para  rehacerla, si  me  haces  caso  harás  lo  correcto  pero  si  matas  a  Carmen  no  tendrás  oportunidades  para  nada.

Tienes  razón  amigo  si  la  mato  solo  tendré  problemas  e  iré  a  la  cárcel,  lo  mejor  es  que  no  la  mate  y  la  deje  ir  con  el  torero  aunque  no  se  lo  merece, gracias  a  ella  no  tengo  nada  pero  reharé  mi  vida.

Gracias  por  el  gran  consejo  que  me  has  dado."




Álvaro Verdugo González:


"-Julián:  para, José, soy tu amigo y matar a esta señora sería lo peor que podrías hacer porque destrozarías tu vida por un amor que sabes que no te va a querer y que sepas que tienes amigos para que te ayuden
-José:¡no! así verá cómo la quiero y demostraré que es mi amor y mi vida-lo dijo hacia Julián.
-Julián: ¡para! deja a  esa señora en paz  quieres pasar el resto de tu vida en la cárcel pensando en ella arruinarías tu vida y la de tus amigos que de verdad merecen la pena por esta desgraciada.
-José: pero yo la amo
-Julián :ya yo también amo a otras personas pero sé que no merece la pena vivir mal por un amor pasajero. Déjala por favor
-José: con lágrimas en los ojos dejó escapar a Carmen y se fue con su amigo
 2 años después:
-José: se casó con una mujer que de verdad le quería
-Julián: fue honrado caballero por salvar a Carmen y obtuve un favor y decidió que su amigo José pudiera vivir normal en su ciudad."



Lucía Peña:


"HORAS ANTES DE IR A LA PLAZA DE TOROS...:

JUAN- Yo estoy enamorado de Carmen, fui a la cárcel en su lugar, ya no puedo conseguir empleo aquí porque estoy buscado por la policía, tendría que mudarme para conseguirlo... Y después de todo lo que pase ella va y se enamora de un torero. No sé qué hacer Pedro. ¡Ayúdame!
PEDRO- Juan no que decirte la verdad. Podrías mudarte para conseguir un empleo...
JUAN- Se merece la muerte.
PEDRO- ¡No Juan! ¡No¡ Esa nunca es la solución. Tú estás enamorado de ella ¿verdad?
JUAN- Sí, pero me ha destrozado la vida. Si yo no puedo estar con ella nadie podrá ¡ella es mía!
PEDRO- Juan, ya conoces el dicho, si amas a alguien déjalo libre. Puedes mudarte y empezar de cero, seguro que conoces a otra que te corresponda.
JUAN- Puedes que tengas razón Pedro... No sé en qué estaba pensando. Gracias.
PEDRO- De nada hombre.

EN LA PLAZA DE TOROS...:

JUAN- Hola Carmen. Venía a decirte que te amo y has robado mi alma como ninguna otra mujer lo había hecho antes, y también para preguntarte si tú me amas.
CARMEN- No Juan, yo no te amo.
JUAN- En ese caso me iré a otra ciudad una nueva vida. Te quiero Carmen."








Miriam Hernández Tamborino:


"Juan se dirigía hacia la ciudad después de ver cómo la mujer a la que amaba  se le escapaba de 
las manos. Al llegar a la ciudad José se encontró con un viejo amigo, llamado Felipe  y este le 
invitó a tomar un vino a su casa. 

Felipe – ¿cómo te van las cosas con esa muchacha de la que tanto hablabas?
José  - no muy bien, me ha dejado por un torero y pensaba ir hoy a la plaza a hablar con ella.
Felipe – yo te recomiendo que pases página e intentes centrarte en otras cosas y dejar que 
cada uno siga su camino.
José- pero yo la amo, es imposible olvidarme de ella.
Felipe – seguro que conseguirás olvidarla. Yo mañana me voy de viaje a recorrer el mundo, 
vente conmigo y así se te hará más fácil olvidarte de ella.
José – no se Felipe creo que no es buena idea.

Después de un rato dialogando Felipe consigue convencer a su amigo y los dos emprenden un 
largo viaje.
Tres años después José y Felipe terminaron su viaje en Grecia al conocer a dos lindas 
muchachas que posteriormente se convertirían en sus esposas."



Isabel Aguayo Amor:

"Yo le aconsejaría a José que por favor abriera los ojos y se diera cuenta de que Carmen no lo es todo. Hay cosas mucho más importantes en la vida que luchar por una persona que realmente no te quiere de verdad y que no sabe apreciar todo lo que has hecho y has perdido en tu vida por ella. 
Si a pesar de eso no me hiciera caso, le hiciera comprender que ``el torero´´ , al fin y al cabo, no tiene la culpa así que que no la tome con él. Podría espiarla para así darse cuenta de todas las cosas que hace Carmen aún siendo, supuestamente, novia de José. Vamos que en resumen por una persona como Carmen no merece la pena perderlo todo como ha estado haciendo hasta ahora así que debería irse lejos y empezar de nuevo su vida, que hay muchísimas personas más aparte de ella haciéndole comprender que todo lo que ha perdido no ha merecido la pena para nada."



Natalia Espinosa Hoyos:

"Le aconsejaría a José que hay cosas más importantes que Carmen, que la olvidara porque con todo lo que ha tenido que sufrir y la sigue queriendo. Si no me hiciera caso le diría que le enseñe a Carmen todo lo que le ha hecho sufrir y a pesar de eso  la sigue queriendo  así aprendería. Así mismo le diría que se fuera del país a buscar una vida nueva. Y que "el torero" no ha tenido nada que ver ya que Carmen estaba soltera."



Roberto Canales Font:

"De camino a la plaza José se encuentra con su amigo Ramón y le cuenta todo lo que le hizo hacer Camen y este le dice:   
-José no te obsesiones con ella. Si la matas lo único que conseguirás es que todo aquello que has sacrificado por ella no haya valido para nada. Si ella no te quiere, aléjate cuanto puedas de ella, vuelve con tu anterior pareja y rehaz tu vida. No dejes que esa tal Carmen por la que has estado en la cárcel, perdido tu trabajo y a tu novia te quite lo poco que te queda. José hazme caso en lo que te digo, pues matarla no serviría de nada.
A lo que José responde:
-Ramón, tienes razón, Carmen no merece la pena.
Finalmente José entra en razón , y se va de la plaza en busca de su anterior novia.
Ambos se van a vivir a Londres y años más tarde Jose es perdonado por los errores que cometió en el pasado y regresa con su ahora mujer a su antigua patria."





Aída Martínez Calzado


Es una ópera francesa escrita por George Bizet que ocurre en Sevilla en 1820. 

Algunas palabras en inglés que he aprendido son lieutenant- teniente, rollcall- pasar lista, gypsy- gitano. 
Voy a escribir un final alternativo a como ocurrió según la obra:

"José estaba destrozado, no sabía qué hacer, Carmen le había quitado todo lo que tenía: su trabajo, una novia que le quería, era perseguido por la autoridad…Y lo peor de todo, le había robado su corazón. Aún por las muchas cosas horribles que ella le había hecho, aún así, no podía dejar de amarla.
Lo primero que se le pasó por la cabeza fue matarla. 

Al principio pensó que era una locura, pero poco a poco la idea le fue convenciendo. Pero José no era tonto, así que decidió que antes de cometer una estupidez se lo contaría todo a su amiga Aída, que era jefa de una empresa y a la que no veía desde hace mucho tiempo.
Así que escribió una carta muy larga con toda su historia metida en ella y la envió.

Sufrió varias largas semanas hasta que llegó la respuesta, pero cuando abrió la carta supo que la espera había merecido la pena, pues tenía la solución entre sus manos.
Salió corriendo de casa lo más deprisa que pudo, hasta llegar a la plaza de toros. Desde allí se oían los vítores y aplausos cada vez que Escamilo hería al toro. 

A lo lejos oyó una voz que conocía muy bien, una voz que le había hechizado y llevado a la ruina, la voz de Carmen.
Pero se reconfortó pensando que esa voz no se oiría por mucho tiempo. 

Llamó a las autoridades, y dijo con la voz rota de dolor:
-Arrestadla.
Les enseñó a los guardias pruebas de los contrabandos que había llevado a cabo con su grupo de gitanos. Estos aunque estaban enamorados de Carmen no tuvieron más remedio que arrestarla.
Cuando la cogieron y la sacaron a rastras de la plaza, José la vio.
Estaba tan guapa como siempre. Decidió darle una última oportunidad:

-¿Me quieres? -preguntó José. Pero Carmen manteniendo su arrogancia y sus aires de suficiencia hasta el final dijo:

-No.

Ella sabía que con las pruebas que tenía José solo la encarcelarían dos meses como mucho, pero de repente José se sacó otros papeles de la manga y dijo:

-Agente, se me olvidaba, con esto podréis encerrarla de por vida.

Carmen se asustó, no había forma de escapar, tampoco se podía poner a ligar con él porque la plaza estaba llena de gente. Y agachó la cabeza derrotada.
Esa fue la última imagen que tuvo José de ella, pues luego desapareció para siempre. 

Pensó que su mundo se había acabado, que ya no merecía la pena vivir, que aunque Carmen tenía lo que se merecía, él seguía amándola. Pero al lado, vio a una bella joven que le saludaba, y pensó que aunque iba a sufrir mucho, algún día encontraría a alguien que le quisiera de verdad.
Destrozado y agotado, después de tantas emociones en un día, se sentó en el suelo duro y frío, y volvió a abrir esa carta que le había cambiado la vida.

Querido José:


Cuánto tiempo sin escribirnos, me alegro de que me hayas consultado. 

He estado evaluando detenidamente tu situación y he llegado a una conclusión. 
No ve voy a andar por las ramas, en primer lugar la violencia no lleva a nada, por lo que olvídate de lo que tienes pensado. 
He estado viendo la carta que me enviaste y tengo los papeles necesarios para denunciar a Carmen. Ahora lo ves todo negro, porque estás en el ojo del huracán, pero tu vida puede cambiar. Si haces lo que te has propuesto acabarás en la cárcel y ya no tendrás ninguna posibilidad de arreglar tu vida. 
Sé que la sigues queriendo. 
Yo te aconsejo que le entregues a la policía el primer sobre y darle una última oportunidad, y si te dice que no, no habrá más remedio que entregarle el segundo que viene junto a la carta. Me alegro de que hayas sido sensato cogiendo pruebas…
 Y recuerda, que si te surge algún problema o no consigues rehacer tu vida, escríbeme.

Una vieja amiga

Aída




 Diego Lozano:


José, antes de encontrarse con Carmen y el torero en la plaza de toros, fue a hablar conmigo, su mejor amigo. 
Me contó su situación con respecto a ella, lo que le había hecho, que le había arruinado la vida y le había hecho pasar malos momentos como cuando entró en la cárcel.
Yo le intenté explicar las razones por las que no podía matarla, por ejemplo: pasaría lo que le quedara de la vida en la cárcel o casi toda su vida, y sí, la tiene arruinada, pero por lo menos está en la calle libre no en una celda pequeña donde pasaría todo el día. 

Otra razón es que igual más tarde se arrepentiría, y en lo que le queda de vida nunca se lo va a perdonar y va estar con ese remordimiento moral hasta que muera. 
Otra, que ya no sería él mismo, estaría mal visto por los demás. Sus amigos cercanos y familia  ya no le querrían.
También le dije que sería mejor que no fuera a la plaza de toros, para que no se vea ni con Carmen ni con el torero y así no tener ningún problema. Y que se distrajera con sus amigos, con la familia, que tenga la mente ocupada con otras cosas para que se acuerde de este problema. 
Finalmente pareció que Jose lo entendió y entró en razón. 

Se dio cuenta de que las consecuencias eran peores y más duras de cómo estaba viviendo ahora, y que aún así se podían empeorar más las cosas.










Nerea Ramos:






Juan se dirigía a la plaza de toros, cuando de repente le suena el teléfono, era yo, una vieja amiga de la infancia.
Cuando me entere de todo lo ocurrido no dudé en llamarle antes de que cometa un error del que se arrepentiría toda su vida.

Él me dijo que iba a vengarse de Carmen, ya que le había hecho mucho daño.
Pero yo le dije que no lo hiciese, que todo el mundo sabía el daño que Carmen había hecho, pero que la venganza solo le iba a traer más problemas de los que ya tenía, y que bueno….si la ama, se arrepentirá, y que aunque el dolor exista en su corazón no solucionaría nada matándola.
Y bueno aunque el dolor le haya hecho perder completamente los papeles después de una larga conversación, conseguí que no la matase, él seguía enamorado pero que ese amor no duraría mucho.